Buenos Aires

Vidal presentó los proyectos de reforma integral del sistema judicial

La gobernadora bonaerense, María Eugenia
Vidal, aseguró hoy que “entre todos podemos hacer los cambios profundos que
en la Provincia no se dieron durante décadas”, y afirmó: “queremos una
justicia despolitizada, transparente, que llegue a tiempo y que ponga en el
centro a la víctima, no al victimario”.

Vidal envió a la legislatura bonaerense tres proyectos de ley que
comprenden la Reforma integral de la Justicia de la provincia de Buenos
Aires: uno correspondiente al procedimiento laboral, el otro referente al
Código Procesal Penal orientado a la víctima y el restante sobre la reforma
de selección de magistrados. Estas iniciativas se suman a otros dos ya
presentados como la creación del mapa judicial y la modificación al
procedimiento del Jury de enjuiciamiento de magistrados.

Con este nuevo envío el gobierno bonaerense busca una nueva Ley de
Procedimiento Laboral ya que la actual data de 1995. Buscará tener juicios
más rápidos y menos costosos, ya que las causas estarán a cargo de un juez
y no de tres, como hasta ahora.

“Hace dos años asumimos con el compromiso de cambiar, y no había cambio
posible si no cambiábamos las reglas de juego de la política y de la forma
de funcionamiento de esta Provincia durante más de 28 años”, sostuvo Vidal
y agregó “no había cambio posible si no enfrentábamos a las mafias, al
narcotráfico y la corrupción adentro y afuera del Estado”.

La gobernadora dijo “si no cambiábamos lo que estaba mal dentro de la
policía o del servicio penitenciario no había cambio posible” y remarcó “no
podemos tener un Estado que mira para otro lado cuando todavía en el plano
de la Justicia siguen pasando cosas injustas”.

Vidal hizo estas declaraciones durante el anuncio de la Reforma Integral
del Sistema de Justicia que se desarrolló en la Casa de Gobierno provincial
en La Plata. Acompañaron a la gobernadora el ministro de Justicia, Gustavo
Ferrari, y familiares de víctimas como Matías Bagnato, Carolina Píparo,
Jimena Aduriz, María Luján Rey, Karina Massa, Raquel Berthi y Patricia
Rodríguez.

La mandatoria resaltó que “toda esta reforma fue hecha en conjunto con la
Corte Suprema de Justicia de la Provincia, con la Procuración, el Colegio
de Abogados, la Asociación de Magistrados, incluso con legisladores de
distintas fuerzas” y dijo que “es el resultado de un diálogo. Esperamos que
la Legislatura le de la prioridad que se merece, que haga los tratamientos
en comisión que hagan falta y un rápido tratamiento y sanción”.

Manifestó que “tenemos jueces y fiscales que llegaron a esos lugares por
influencia política o judicial y no por su propio mérito. No podemos mirar
para otro lado si tenemos causas que tardan años, o si alguien es acusado
de un delito grave como abuso puede estar diez años en la calle. Nos queda
mucho por hacer para tener una justicia despolitizada, transparente, que
llegue a tiempo y que ponga en el centro a la víctima, no al victimario”.

“Si los jueces y fiscales no son bien elegidos, no están entre los mejores
y cuando no actúan de acuerdo a la ley no se van, entonces no tenemos
instancia de confianza posible”, prosiguió, y destacó que “queremos que no
alcance con el título de abogado para ser juez o fiscal” y planteó que
deben cumplir, al menos, “un año y medio adicional de capacitación para
presentarse a un concurso por una vacante”.

Por otra parte, Vidal aseveró que “el Código Procesal Penal no contempla la
voz de las víctimas, cómo debe ser escuchada en el proceso penal”, por lo
que se debe incorporar que “cuando un juez tenga que decidir sobre una
libertad condicional o beneficio de excarcelación, tenga por obligación
convocar a la víctima, o a un familiar de la víctima o a sus abogados, que
tenga que escuchar esa voz antes de tomar una decisión. La primera etapa de
la reforma no sólo implica un cambio de leyes, sino un cambio cultural,
tomar decisiones de fondo”.

“Algo bueno está pasando si el Poder Judicial es parte de la reforma, si
siente que tiene algo que cambiar, si quiere ser protagonista de eso, si la
legislatura tiene vocación de tratar estos proyectos. Entre todos podemos
ir haciendo los cambios profundos que en la Provincia no se dieron durante
décadas”, planteó.

Por su parte, Ferrari señaló que “la decisión del gobierno de la provincia
de Buenos Aires es entender que la Justicia es un servicio y no una
herramienta política, y por lo tanto vamos a trabajar sobre los actores y
las normas del sistema” y ratificó que “la víctima está en el centro del
proceso penal” y no “el victimario”, por lo que “vamos a enfocar al Estado
en esa defensa”.

El gobierno bonaerense busca una nueva Ley de Procedimiento Laboral.
Buscará tener juicios más rápidos y menos costosos, ya que las causas
estarán a cargo de un juez y no de tres, como hasta ahora.

Respecto de la elección de magistrados el proyecto contempla que todos los
que quieran ser jueces o fiscales tendrán que asistir obligatoriamente a la
Escuela Judicial, algo que hoy no se da. Para lograr transparencia los
exámenes orales serán filmados y se contemplará un orden de mérito para
acceder a los cargos.

A su vez impulsa un nuevo Código Procesal Penal para garantizar la
participación de la víctima durante el proceso judicial. La reforma busca
que la víctima pueda conocer y participar en las decisiones que tome el
juez a lo largo de todo el proceso, y que tenga voz en casos como
otorgamientos de juicios abreviados, salidas transitorias o libertad
condicional. Cuando los jueces no permitan participar a la víctima, los
actos serán nulos. Entre otros puntos, la reforma intenta reducir la
cantidad de recursos que puede utilizar un delincuente para evitar la
prisión.

Mientras, el gobierno provincial sigue trabajando en un nuevo Código
Contravencional para cambiar el vigente que tiene más de 40 años. Será en
junio la presentación del proyecto que creará nuevas figuras y sanciones
para resolver conflictos menores sin llegar a la aplicación del Código
Penal y apuntará a la reparación del daño que compense a la víctima.

En octubre, además, se presentará un nuevo Código Procesal Civil y
Comercial con el fin de agilizar y bajar los costos de los procesos,
buscando más juicios orales que escritos para poder resolver más cuestiones
en menos tiempo y con mayor contacto entre el vecino y el juez.

Y hacia fin de año se hará una presentación de un nuevo proyecto de la Ley
Orgánica del Poder Judicial para contar con las dependencias que se
necesitan donde hacen falta, eliminando aquellas que prácticamente no
funcionan y determinando la cantidad y distribución de los juzgados según
criterios de necesidad y no de conveniencia.

Para 2019 está previsto trabajar en la formación y capacitación permanente
de los abogados, para asegurarles a los bonaerenses que quienes defienden
sus derechos cuenten con una formación profesional adecuada.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *