Bahía Blanca

La UNS presentó sus nuevas autoridades.

Daniel Vega y Javier Orozco asumieron sus cargos como rector y vicerrector, respectivamente, de la Universidad Nacional del Sur.

El pasado lunes 18 se cumplió en el Aula Magna la asunción de la dupla de rector y vicerrector compuesta por los doctores Daniel Vega y Javier Orozco, quienes sucederán al doctor Mario Ricardo Sabbatini y la magister Claudia Legnini.

La ceremonia duró aproximadamente una hora y contó con la asistencia de destacadas personalidades de la política, el mundo académico, la justicia, el cuerpo consular y la ciencia. Fue encabezado por el presidente de la Asamblea Universitaria, y tuvo como epicentros los discursos del rector saliente y del electo.


“En lo personal, ocupar el Rectorado para mí fue el mayor logro de mi vida universitaria. Sepan que la magnitud de las responsabilidades que asumen son proporcionales a los esfuerzos que exigen, y esos esfuerzos muchas veces no suelen ser reconocidos”, dijo Sabbatini.


“Entregamos una universidad cuya gestión en los últimos años tuvo como norte de la actividad cotidiana honrar los principios de la Reforma Universitaria. La gestión que hoy concluye puso al alumno como centro de la Universidad, materializando un gran número de iniciativas en su beneficio”, dijo, y enumeró el crecimiento de los deportes, las becas, el comedor y la actividad de extensión y voluntariado.


“En los últimos años, gracias a una reformulación del concepto de extensión, la ciudad vio como la Universidad salía de su torre de marfil y se convertía en una institución comprometida con la mejora de su calidad de vida”, dijo.


“Los últimos años fueron los de mayor crecimiento edilicio de la UNS desde la construcción del Complejo Alem a fines de la década de 1940
Todo eso que se materializo fue gestión y trabajo, mucho trabajo”, expresó, y valoró especialmente la tarea de la vicerrectora, Claudia Legini, a quien calificó como “una líder, una gestora, un apoyo, un complemento, una consejera”, y agregó que “gran parte de lo que se ha logrado en los últimos años tiene su sello, y la Universidad toda le debe un agradecimiento enorme, porque si Claudia no hubiera estado, esta universidad no sería hoy lo que es”.


“Estimados doctores Vega y Orozco, y en ellos a todo su futuro equipo de gestión: inician hoy su mandato en un contexto complejo y desafiante, seguramente con expectativas, anhelos y proyectos. Desde nuestro lugar comprometemos todo nuestro apoyo y esfuerzo para llevar adelante las iniciativas que los claustros consensuemos como más apropiadas para la Universidad, así como ejerceremos una oposición madura, constructiva e institucionalmente responsable”, concluyó.


A su turno, luego de recibir los diplomas y firmar el acta de traspaso, Vega aprovechó para agradecer a familiares, colegas, docentes de su vida como estudiante y allegados en general, y para felicitar a los miembros de la universidad en general involucrados en el proceso democrático que “permitió esta alternancia en el ejercicio del gobierno universitario”.


“Vamos a comenzar propiciando la continuidad del proceso de reforma del estatuto universitario que lleva adelante la Asamblea Universitaria, considerando la necesidad de incluir a la totalidad de los decanos como miembros titulares del Consejo Superior”, anunció el flamante rector.
“Esto requerirá una reconfiguración del Consejo Superior para garantizar un equilibrio en la representatividad de los diferentes claustros. Como parte de estas reformas también propondremos la inclusión de representantes del nivel educativo preuniversitario en la Asamblea y el Consejo, y la creación de un Consejo Social que favorezca la mayor relación entre la universidad y la comunidad, y permita abordar de manera más amplia y abierta diferentes problemáticas políticas, socioculturales, ambientales y tecnológicas, entre otros”, agregó.


Con respecto a otros cambios que la nueva gestión piensa realizar con respecto a lo hecho por Sabbatini-Legnini, el oriundo de Coronel Suárez explicó que “la UNS cuenta actualmente con 16 departamentos académicos y alrededor de 15 institutos de investigación –la mayoría de ellos con una doble dependencia con el Conicet y organizados principalmente por disciplinas–. Este esquema organizacional y la falta de políticas específicas que lo estimulen dificultan la tarea a la hora de enfrentar problemáticas transversales a diferentes áreas de conocimiento, tal como se manifiesta con el escaso número de proyectos interdisciplinarios de nuestra institución”.


“Resulta entonces imprescindible generar herramientas que incentiven actividades de investigación y transferencia transdisciplinarios, a través de una mayor cooperación entre nuestras unidades académicas, institutos de investigación y otros organismos de ciencia y tecnología”, agregó Vega. “En esta dirección, tópicos como ciencia y justicia, pobreza, atención primaria de la salud, medioambiente y desarrollo de fuentes de energías renovables y sustentables aparecen como ejes naturales en los cuales nuestra institución debería generar iniciativas”, concluyó.

Dirección de Comunicación
Universidad Nacional del Sur.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *