Coronel Rosales Punta Alta

Críticas desde Bien Común por gastos realizados por el municipio

“Los gastos de un municipio deben reflejar las necesidades del vecino y no darles la espalda a las mismas” indicó Daniel Medina de Bien Común quien así se expresó sobre la rendición de cuentas 2018 del Municipio.

“Nos encontramos con gastos exorbitantes que no se condicen con lo que viven los vecinos en los barrios. Mientras el gobierno invirtió dinero en el shopping a cielo abierto de Irigoyen, hay barrios en donde no existen columnas de alumbrado alguna o los desbordes cloacales están en la calle con obras paralizadas hace más de un año; como ocurre, por ejemplo, en Barrio Laura.

El Municipio pagó $10.900 por cada bicicletero de colores de calle Irigoyen o más de $100.000 por seis sillones de Hormigón, pero en calle Rosario o Mar del Plata no hay alumbrado. En una oportunidad, algunos vecinos nos comentaron que tuvieron que guiar con sus celulares a una ambulancia en la oscuridad.

Por esa razón nos parece que esta Rendición de cuentas del Gobierno Municipal es lejana a las realidades cotidianas del vecino. Bien Común intenta dar prioridades para los vecinos rosaleños en las obras y gastos que se realizan” afirmó Medina.

En otro punto el representante de Bien Común también comparó el gasto en las esferas decorativas de Irigoyen con la realidad de la Sala médica de Villa del Mar: “Las quince bolas colocadas en Irigoyen –que sirven como barrera urbana- costaron $42.750, mientras que en la salita medica de Villa del Mar las persianas no andan y el baño está inhabilitado desde el año pasado.

Ahí también vemos otro caso de la necesidad que tenemos de insistir, proponer y predicar que llegó el momento de que el Municipio reconsidere las prioridades en sus gastos. Un gobierno debe ser sensato en como gasta el dinero de los vecinos, debe hacerlo con madurez y planificación. Las actualizaciones de 6 cuadras céntricas costaron casi tres cuartos de millón de pesos, cuando entendemos que existen deudas pendientes en materia de seguridad, vialiadad y salud en los barrios, que deben ser menester de una gestión racional de los recursos. Bien Común plantea un camino diferente, el de la transparencia y la honestidad intelectual en el orden de prioridades para que el distrito progrese. Jamás gastaríamos $10.900 en un bicicletero teniendo cuadras a oscuras o salas médicas con ambientes sin calefacción, son cuestiones de sentido común” finalizó Medina.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *